¿Cómo hacer un Huerto Urbano?
Para crear tu propio huerto urbano, no es necesario ni un gran terreno, ni grandes inversiones de dinero, sólo un balcón o una terraza y muchas ganas de cuidarlo.
Aquí, te damos las claves para que sepas cómo preparar tus propios cultivos:
  • El lugar: Una terraza, ventana o balcón son el lugar perfecto para cultivar las plantas. Siempre que sea una zona iluminada, orientada hacia el sur para aprovechar el máximo número de horas de sol (8-10 horas de luz). Y si es posible, que esté protegido de las corrientes de aire.

  • Los cultivos: Lo aconsejable son los cultivos a los que no les afecten graves enfermedades, ni plagas, que tengan un ciclo corto y que se puedan cultivar durante casi todo el año. Especies como las lechugas, los rábanos, las acelgas, los ajos y cebollas cumplen con estos requisitos, es decir, que no den demasiados problemas y que sean de fácil manejo.

  • Los recipientes: Lo aconsejable entre 7 y 15 centímetros de profundidad para que las raíces tengan un espacio suficiente para el agua, aire y nutrientes. Los maceteros de barro son mejores que los de plástico porque respetan la temperatura de la tierra.

  • La siembra: Se puede o bien sembrar directamente al huerto o sembrar en contenedores pequeños para después trasplantarlos al huerto, lo que se conoce como plantel.

También hay que tener en cuenta lo siguiente:
  • El trasplante: Lo más importante durante el trasplante es no estropear las raíces de la planta y hacer un agujero lo suficientemente grande.

  • El sustrato: Un buen sustrato es muy importante. El más recomendado es el compost, un sustrato de origen 100% orgánico que contiene una mezcla de restos forestales y estiércol.

¿Cómo abonar?
Las plantas se alimentan de los nutrientes minerales que hay en el sustrato y que extraen mediante sus raíces. Los más importantes son el fósforo, el nitrógeno, el potasio, el magnesio, el manganeso, el boro, el cobre, el molibdeno y el hierro. Se recomienda abonar al menos dos veces al año.

¿Cómo regar?
El riego es una de las claves para el éxito. Se recomienda instalar un sistema de riego por goteo. La frecuencia del riego depende de la época del año y de la cantidad de plantas que haya en el huerto. Por ejemplo, en verano es necesario regar dos o tres veces al día.

Las plagas
Para combatirlas, no es aconsejable utilizar tratamientos químicos ya que generalmente son tóxicos. Algunas de las plagas más habituales son: los pulgones, las larvas defoliadoras o el oidio.

<< VOLVER ATRAS