Enfermedades
Las más comunes son:
  • Plagas - insectos, ácaros, caracoles, nematodos, topos, pájaros, gatos, etc.

  • Enfermedades - hongos, bacterias y virus.

Hay que partir de la base, que la mayor parte de las medidas preventivas van encaminadas a que las plantas estén fuertes y vigorosas, puesto que así serán mucho más resistentes a los insectos y enfermedades, ya que éstos atacan más a las plantas débiles.

Pulgones- Es la plaga más habitual. Éstos clavan su pico chupador y absorben la savia. Poco a poco van deformando las hojas y los brotes. Aparece también el hongo Negrilla (Fumaginas spp.) de color negro, y hormigas que cuidan a los Pulgones. Hay pulgones de diferentes colores: verdes, amarillos, marrones y negros. Si el ataque es débil será necesario cortar las hojas y brotes dañados y posteriormente rociarles con agua jabonosa. Un remedio casero consiste en pulverizarlos, de manera regular, con una dilución de una cucharilla de jabón blando y un chorrito de alcohol metílico en un litro de agua. Esto se debe repetir regularmente. Si no, directamente habría que aplicar insecticida.

Cochinillas- Esta plaga provoca deformaciones y posteriormente caída de hojas. Escudos blancos o marrones y superficie descolorida.

Mosca blanca- Las hojas pierden color y se llenan de una sustancia pegajosa (melaza). Sobre esta sustancia pegajosa se asienta el hongo Negrilla. Es muy útil pulverizar preventivamente contra Mosca blanca y Pulgón.

Ácaros (Araña roja)- Son unas arañas muy pequeñas, de un milímetro aproximadamente. Para detectarlas es necesario arrancar de las zonas afectadas y mirar con una lupa si se ven estas arañitas correteando. En el caso de que la planta tenga Araña roja hay que comprar un acaricida y tratarla cada 15 días en los mese de calor, puesto que sólo actúan con temperaturas altas. Si se pulveriza la planta con agua por encima, el agua molesta mucho a estos insectos.

Gusanos del suelo- Son gusanos de distintas especies (blancos, grises o marrones) que roen las raíces. Los Gusanos blancos son los más habituales. Para comprobar si la planta tiene estos peligrosos bichos, hay que sacar el cepellón de las macetas e inspeccionar con cuidado y escarbar por la superficie con los dedos. Si aparecen, es necesario tratar la tierra con alguno de estos productos: Insecticida Suelos de Asocoa o cualquier otro producto indicado para gusanos del suelo.

Nematodos- Son unos gusanitos microscópicos. Se meten en las raíces, dañándolas. La planta lo acusa, como si le faltara agua. La solución es muy difícil en plantas infectadas.

Botritis o Moho gris- Aparece en hojas y flores por un exceso de humedad y falta de luz y aire. Hay que cortar lo dañado y aplicar fungicida antibotritis.

Roya- Es un hongo que aparece por exceso de humedad, sobre todo en primavera y otoño. Aparecen unos bultitos en las hojas que se transforman después en manchitas amarillas, marrones o rojizas. Es necesario realizar pulverizaciones preventivas con Caldo bordelés o azufre mojable. Hay que aplicar un fungicida al menor síntoma.

MÉTODOS PREVENTIVOS

1. Comprar plantas de calidad, con raíces y tallos vigorosos.

2. Inspeccionarlas por si traen alguna enfermedad, plaga o herida. En caso afirmativo, rechácelas.

3. Clima. Elija especies que vivan bien en su clima. Si se quieren tener especies no adaptadas al clima conllevará más riesgos de ataques parasitarios, puesto que no vivirá en un lugar idóneo para ella. Por lo que las especies autóctonas son más resistentes a las plagas y enfermedades que las especies exóticas.

4. Suelo. Algunos consejos respecto a los tipos de suelo:

- Si se plantan árboles, comprueba la existencia o no de capas compactadas o rocas superficiales, porque pueden provocar asfixia radicular y mal anclaje.

- Si se tiene demasiada cal (suelo calizo) podría aparecer la clorosis férrica por falta de Hierro. No plantes en estos suelos acidófilas como Hortensia, Gardenia, Azalea, Rododendro, Brezo, Camelia, etc. porque sufrirán. Por eso es necesario que el agua sea de calidad.

- Es necesario mejorar las características del suelo: labrar, utilizar abono orgánico (turba, estiércol, mantillo), drenajes si es necesario por ser un suelo que se encharca largo tiempo, etc.

5. Césped: es necesario elegir especies y variedades adecuadas al clima, suelo y condiciones particulares de su jardín. Hay mezclas para sombra, otras son más adecuadas para soportar mucho pisoteo, para resistir la sequía, etc.

6. Si en su jardín hay ataques del hongo Seiridium en setos o ejemplares de Ciprés, Macrocarpas o Arizónicas, no plante estas especies, sino otras que no sean susceptibles al Seiridium, puesto que existe alto riesgo de infección, de las enfermas a las sanas.

7. Plantar en lugar adecuado.

  • Proteger del viento fuerte con setos, mallas, verjas, etc.

  • Si la planta es de sombra, no poner a pleno sol.

  • Si no se va a regar en abundancia, es preferible elegir especies que exijan mucha agua, es decir, las resistentes a la sequía.

  • Importante proteger del frío (heladas). Por ejemplo, arbustos o frutales en espaldera se pueden cubrir con plástico si se prevé una noche muy fría.

8. No plantar muy denso. Esto provoca competencia entre los individuos por el espacio, el agua, los nutrientes y al final resultan plantas débiles y delgadas, lo cual las hace más susceptibles a plagas y enfermedades. Es preferible separarlas.

9. Solarización. El suelo del huerto o del jardín entero se puede desinfectar antes de plantar mediante la técnica de la solarización. Consiste en cubrir el suelo previamente regado y labrado con un plástico. Hay que dejar que el suelo se "cueza" por el sol varias semanas y mate así a Nematodos, hongos, insectos que viven en el suelo, bacterias y semillas de malas hierbas. 

10. El sustrato que se use no debe contener ni enfermedades ni plagas, debe ser de calidad.

11. Si un hongo ha acabado con una planta infectando las raíces, es fundamental no volver a plantar en el mismo sitio, o sustituir la tierra por otra.

12. Una planta con un mantenimiento adecuado, con su riego, su abono, su luz, temperaturas, etc., es mucho más resistente a los ataques de plagas y enfermedades por estar fuerte y vigorosa.

13. Riega lo necesario, ni mucho ni poco.

14. Evita mojar las hojas y las flores con el riego puesto que favorecen el desarrollo de enfermedades. Riego al pie.

15. Las plantas de interior sensibles a Botritis (Ciclamen, Cineraria, Kalanchoe, Saintpaulia, Culantrillo, etc.) deben regarse por abajo, poniéndolas sobre un plato con agua durante un rato para que la absorban, luego retíralo.

<< VOLVER ATRAS